imagen
Un día como otro cualquiera.
DE Juan García
Usuario: JuanGarcia / Etiquetas: violencia de genero, femenino, malos tratos, mujer maltrato infantil
Categoría: Educación » Padres
Idioma: castellano
Páginas: 106
LIBRO IMPRESO Libro impreso
15,60 €
Din A-5, encuadernado Pegado, interior B/N
ISBN: 978-84-9916-956-9
LIBRO ELECTRÓNICO Libro electrónico
7,26 €
ISBN: 978-84-9916-956-9
Versión disponible en PDF

Categorías

Ayuda
SINOPSIS
Un día como otro cualquiera es una novela dividida en nueve capítulos que trata el maltrato físico, verbal y psicológico a un niño de trece años llamado “X” por parte de ambos padres, los compañeros de colegio y profesores. Entre capítulos el autor intercala a modo de pequeñas máximas de sabiduría sobre el perdón, la inteligencia emocional, el pensamiento positivo, el amor, Dios y el Demonio, el respeto, la vida y la muerte, la compasión, el maltrato… Aunque el narrador es en tercera persona, la obra es autobiográfica como atestigua la página final, una dedicatoria a modo de epílogo, además del conocimiento y empatía sobre este tipo de situaciones que recorren todas las páginas de la novela. “Nuestro amigo” o “nuestro héroe”, como lo califica el narrador, es llamado “X” que es el signo con que se suple el nombre de una persona. “X” sufre las palizas (en especial cintarazos) y vejaciones verbales de su padre alcohólico y de oficio tapicero, quien descarga toda su rabia sobre el niño hasta cansarse y le dice a su hijo “te pego porque te quiero”. Su madre, a quien sólo le preocupa no ser el blanco de la ira de su marido, trata de igual forma al niño, desahogando su frustración y odio del mismo modo. Así, las torturas se reducen a dos grupos: las que recibe porque el chico “acaba con la paciencia”, y las que le infligen porque hace algo “malo”, como por ejemplo no saberse el Credo. A lo largo de la novela se nos narra el día a día de este niño que va aprendiendo que “el alma se purifica a base de golpes” y que las palizas, las amenazas y los golpes son “actos de amor”, de modo que “su motivo para estar en este mundo era para morir a manos de sus padres”. Mientras, ve a sus padres como unos nazis y a él mismo como un recluso que acude a la cámara de gas cuando regresa del colegio; mientras exhibe los moratones que recorren su cuerpo y desearía acostumbrarse al dolor para por una vez ser él el “terror del colegio”, o fantasea con ser policía y evitar alguna maldad; y mientras no entiende que su hermano pequeño reciba un amor que a “X” se le niega, e incluso cuando recibe los golpes no comprende que aquél adopte una actitud de no tenerle ningún aprecio. Por la novela desfilan personajes de niños llamados “Libertad”, “Sufrimiento”, “Melancolía”; profesores como “Don Amargura”?al que el narrador compara con Alex de Anthony Burgess, de La Naranja Mecánica?, “Don Tristeza” y “Doña Angustia”, director y profesora respectivamente de la “Academia del Terror” a la que acude nuestro protagonista por las tarde para recibir clases particulares. Allí, como hijo de la dictadura recibe una educación basada en el miedo, el autoritarismo y la brutalidad. El estilo es descarnado, directo pues no enmascara los hechos y transmite el dolor, la tristeza y el sufrimiento del protagonista y sus iguales, retratando además perfectamente la crueldad de unos personajes miserables. Por todo ello, el autor consigue que el lector se involucre y sienta el pavor y la humillación que “X” padece. El público objetivo al que se puede dirigir este libro es un público adulto de amplio espectro al que le interesen historias duras que emocionan y no dejan indiferente.
COMPARTE
VALORACIÓN
0,00
0 votaciones Enviar puntuación
NO HAY COMENTARIOS
ESCRIBE TU COMENTARIO »
cargando...
cargando...
Partners:
Gobierno de España - Ministerio de Cultura Actividad subvencionada por el Ministerio de Cultura
Associació d'Editors del País Valencià Miembro de l'Associació d'Editors (AEPV)
© Copyright Obrapropia, S.L.